Documentar, no crear

La idea de documentar un proceso no es nueva. En los inicios de los blogs, como Blogger o Livejournal, la gente escribía en forma de diario personal pero abierto a cualquier interesado. Bien encontrabas a gente mundana como a trabajadores, o emprendedores, relatando sus experiencias.

Más tarde eso cambió: Ahora muchas entradas siguen una estructura para aparecer en los primeros resultados de Google. Palabras clave, con una buena optimización SEO y un poco de copywriting, y tienes un artículo que aparece en los primeros resultados para su sector.

Desde hace un tiempo veo que para prácticamente cualquier artículo hay una batalla descomunal en estar en esas primeras posiciones. Y es que el algoritmo de Google cambia cada cierto tiempo. Eso lleva a que los artículos estén cambiando constantemente, o bien exista una versión actual (vease el año en curso).

Durante mucho tiempo he estado viendo tácticas (que no estrategias) para escribir buenos artículos. Incluso en los apuntes del Máster, pero ninguna me convencía.

¿Por qué?

  • Estas metodologías para escribir artículos en blogs no son evergreen (no son perdurables en el tiempo). 
  • Tampoco aseguran nada. 
  • Google puede apostar fuerte por tu artículo hoy, y mañana penalizarlo por razón XYZ.
  • Hay una fuerte competencia para prácticamente cualquier término que pueda dominar.

Yo me pregunté entonces: ¿Y si escribo para un ser humano?

Aqui entra el Document, Don’t Create de Gary Vaynerchuk.

O, lo que es lo mismo: documenta tu proceso.

Vamos, como una vuelta a los orígenes de los blogs. 

Veo varias ventajas en esto:

  • No pierdes el tiempo en recopilar información en algo en concreto. En mi caso, llevo 10 minutos escribiendo hasta justo este párrafo.
  • Hablas directamente desde la experiencia.
  • Puedes comentar un suceso actual, pasado, o una predicción a futuro de lo que puedes ver ( o intuir)
  • Si tienes apuntes guardados, como es mi caso, es hora de desempolvarlos y mostrarlos. Pueden ser contenido de valor.
  • Estás creando contenido, aunque no lo parezca.

Luego con una estrategia simple de distribución de contenidos se puede poner varios cachos en distintas RRSS.

¿Para qué perder el tiempo en pensar en keywords? ¿Y en si la extensión del artículo es de 500 o 3000 palabras? ¿Y en escribir a diario o x veces a la semana?

El mismo Seth Godin escribe de forma variable en su blog: hay entradas que pueden resumirse en un Tweet. Y otras que bien pueden valer para un copy-paste y guardarlas por contener tanto valor.

¿Y para que adaptar mi estilo de escritura, si tengo el mío propio? 

Hello world!

Aunque llevo con este dominio comprado hace unos años, no me he aventurado hasta este mismo momento a montar un blog y empezar con él.

Llevo bastante siguiendo a gente relevante dentro de la marca personal, y tuve que aprender de branding y marketing digital en mi breve trayectoria como consultor digital. Pero en ningún momento me solté la melena y comencé a escribir. Esto es un “en casa del herrero, cuchara de palo”.

Luego está la parálisis por análisis, el ver durante años a grandes blogueros me ha hecho analizar tanto al detalle que intentaba ser como ellos. Por otra está eso de que un blog ya no se lleva, y hay otras plataformas mejores para darse a conocer al mundo.

Hace no mucho acabé el Máster de Data Science en Nebulosa. Me di cuenta de que tengo una manera propia de comunicar, y que mi punto fuerte es la escritura. 

Si tuviera que elegir entre 5 años más de plena sequía marcapersonalera, y estar ese tiempo escribiendo y siendo yo mismo, prefiero lo segundo.

Además, como esta entrada no la verá apenas nadie salvo los más curiosos… Para vosotros, bienvenido a mi blog personal.